Transcurridos siete años desde la entrada en vigencia del Acuerdo de Asociación Estratégica, Chile y Japón acordaron en Tokio dar inicio a un proceso de profundización de dicho acuerdo, el cual incluirá la negociación de los productos actualmente excluidos de la cobertura, entre los cuales están la carne bovina fresca y refrigerada, el salmón, miel natural, jugo de manzana, naranjas, mandarinas y tableros de madera.

Foto 1 Urria y Takase

La delegación chilena estuvo encabezada por Pablo Urria, director de Asuntos Económicos Bilaterales de Direcon, y la japonesa por el embajador Yasushi Takase, Director General para América latina y Caribe del Ministerio de Relaciones Exteriores de Japón.

Dichos antecedentes, incluyendo un completo repaso por la agenda económico-comercial y sus desafíos, fueron analizados los últimos dos días en la capital japonesa, por  un grupo de altos funcionarios de ambos gobiernos, en el marco de la reunión de la Comisión del acuerdo y Comités de Bienes, instancias que forman parte del citado acuerdo comercial, que sesiona periódicamente.

“Hemos tenido avances significativos en el comercio entre Chile y Japón, pero es importante profundizar nuestra relación económica y por eso hemos acordado dar inicio a un proceso de profundización del acuerdo vigente, a fin de mejorar nuestra presencia en el mercado”, dijo Pablo Urria, director de Asuntos Económicos Bilaterales de la Direcon, quien encabezó la delegación chilena. En este sentido precisó que se busca continuar diversificando la canasta exportadora nacional en el mercado nipón.

El acuerdo con Japón ha otorgado importantes preferencias arancelarias a las exportaciones chilenas, lo cual queda reflejado en que los envíos del país enfrentan un arancel efectivo de 0,39% en ese mercado. En tanto, el año 2013, las importaciones provenientes de Japón enfrentaron un arancel efectivo de 0,9% en Chile. De acuerdo al cronograma de desgravación, hoy más del 80% del universo arancelario está libre de aranceles.

Por otro lado, Urria manifestó que Chile tiene interés en estimular la inversión japonesa en el país hacia sectores de transformación, que permitan agregar valor a la actividad productiva nacional y a las exportaciones. En este sentido citó a las áreas acuícola, telecomunicaciones y energía, en las cuales Japón tiene mucho que aportar. Hoy, Japón es el cuarto mayor inversionista en nuestro país con un total de US$ 9.702 millones acumulados entre 1974 al año 2013.

Chile y Japón forman parte del grupo de 12 países participantes en la negociación del Trans Pacific Partnership (TPP). Además, el país asiático es miembro observador de la Alianza del Pacífico, bloque que apunta, entre otros objetivos, a vincular estrechamente a los países de América Latina con la región Asia-Pacífico.

Intercambio comercial Chile-Japón

En un 27% aumentó el intercambio comercial entre Chile y Japón en los últimos siete años, producto del acuerdo comercial. De esta forma, dicho intercambio pasó de US$ 7.943 millones en 2006 a US$ 10.054 millones en 2013, posicionando a ese país como el cuarto social comercial de Chile después de China, Unión Europea y Estados Unidos.

Foto 2 Delegación Chile Japón

La reunión del comité de Bienes estuvo liderada por la chilena Constanza Alegría, jefa de Acceso a Mercados de la Direcon, y por el lado de Japón por Tetsuya Otsuru, Director de la División de América del Sur del Ministerio de Relaciones Exteriores de Japón.

En este período, las exportaciones de Chile a Japón se han incrementado de US$ 6.479 millones (2006) a US$ 7.577 millones en 2013.

Con un valor de US$ 3.900 millones, las exportaciones a Japón crecieron un 0,1% en el primer semestre de 2014, manteniéndose este país como el 4° destino de los envíos de Chile, alcanzando un 10% del total, luego de China, Unión Europea y Estados Unidos. Los envíos industriales crecieron un 12%, mientras las de cobre se redujeron un 5% en enero-junio de 2014 con respecto al mismo período de 2014. Destacan en las exportaciones industriales, además del incremento del salmón, los productos químicos, que crecieron 12%, la celulosa con un aumento de 21% y la industria metálica básica que alcanzó US$ 17 millones, con un crecimiento de 73% en el período.

Este año, el Foro Público se centra en la dimensión humana del comercio, destacando los numerosos vínculos que hay entre el comercio y la vida cotidiana. Muestra cómo el comercio mejora el día a día de los habitantes de todo el mundo.

Una reunión con el Viceministro de Relaciones Exteriores de la República de Belarús, Alexandr Guryanov, quien estuvo acompañado de una delegación de altos funcionarios de ese país, sostuvo hoy el Director General de la Direcon, Andrés Rebolledo, junto a un grupo de asesores de la institución.

 

IMG_8387

IMG_7277

Mario Matus Baeza, nuevo director general adjunto de la Organización Mundial para la Propiedad Intelectual (OMPI). Foto: Direcon.

El abogado y diplomático chileno Mario Matus Baeza fue elegido como nuevo director general adjunto de la Organización Mundial para la Propiedad Intelectual (OMPI). Se trata de un destacado profesional, con más de 30 años de experiencia en temas de política comercial bilateral, plurilateral y multilateral, de negociaciones y de solución de controversias.

“Estoy muy complacido por este nombramiento. Fue un gran honor haber sido propuesto por el gobierno de Chile ante una de las principales organizaciones especializadas de Naciones Unidas. No hay duda de que también es un reconocimiento al país, a su diplomacia y a nuestro constante apoyo al sistema multilateral. Es un cargo de alta sensibilidad política pues se trata de la OMPI y la propiedad intelectual, esto es la organización que regula, desarrolla y protege la creación humana a través de la negociación de tratados internacionales con una membresía lo más amplia posible”, manifestó Mario Matus.

“Si bien tal protección es necesaria para dar pábulo a la innovación y el crecimiento económico, muchas veces se enfrenta a las realidades sociales y las necesidades de desarrollo, lo que hace que sea uno de los tópicos más delicados del sistema económico mundial”, agregó el diplomático.

Al resaltar esta decisión, el ministro de Relaciones Exteriores, Heraldo Muñoz, indicó que “en las últimas décadas hemos hecho un camino importante para fortalecer las relaciones económico-comerciales de Chile con el mundo, con un equipo humano de muy alto nivel, por lo tanto, esta decisión nos enorgullece muchísimo”.

Por su parte, el Director de la Direcon, Andrés Rebolledo, destacó que Mario Matus ha sido parte de los equipos que han negociado los múltiples TLCs de Chile en las últimas dos décadas y ha sido un importante articulador en los foros comerciales multilaterales. “Mario es parte de nuestra casa y este nombramiento lo distingue tanto a él como a nosotros”, señaló.

Al referirse de los desafíos que asumirá en su nuevo cargo, Matus señaló que le corresponderá ver temas de desarrollo, es decir, la coordinación de la Agenda de la OMPI para el Desarrollo; la cooperación con los países africanos, árabes, de Asia y el Pacífico, de América Latina y el Caribe y los países menos adelantados (PMA); y, tendrá la supervisión de la Academia, una suerte de universidad de OMPI en materia de propiedad intelectual.

La OMPI, creada en 1970, es un organismo especializado de Naciones Unidas, que presta asistencia a sus 186 Estados miembros en el establecimiento de un marco jurídico de Propiedad Intelectual (PI). La organización proporciona servicios para la obtención de derechos de PI en numerosos países y para la solución de controversias. Asimismo, imparte programas de fortaleci­miento de capacidades para ayudar a los países en esta área.

Perfil profesional

Mario Matus es abogado de la Universidad de Chile y cuenta con estudios de posgrado en derecho, economía y política internacional, en la Universidad de Oxford, Reino Unido.

A nivel internacional, destaca en su carrera el desempeño como embajador de Chile ante la Organización Mundial de Comercio (OMC), Organización Mundial de Propiedad Intelectual (OMPI), la Conferencia de las Naciones Unidas para el Comercio y Desarrollo (UNCTAD) y el Centro de Comercio Internacional (CCI). En la OMC llegó a ser presidente del Consejo General, órgano decisorio más alto de la institución, del grupo de adhesión de Ucrania a OMC, y, como juez, ha presidido muchos juicios que han examinado reclamos de Estados Unidos,  la Unión Europea, México, China, Brasil, entre otros.

En Chile ejerció como director de Asuntos Económicos Multilaterales y como jefe negociador de los acuerdos comerciales de Chile con China, la Unión Europa, EFTA y Corea del Sur de la Dirección General de Relaciones Económicas Internacionales (DIRECON).

Desde esa posición tuvo responsabilidades de muy alto nivel en el área de políticas comerciales, incluida la gestión e interacción con el Congreso Nacional, la sociedad civil, las empresas y el mundo académico. En forma paralela a su carrera diplomática, Mario Matus ha sido académico visitante en varias instituciones de educación superior de Norte, Centro y Sudamérica, de Asia y Europa.

Latinoamérica es una región clave para que Chile pueda aumentar sus exportaciones de servicios, afirmó en Buenos Aires la Directora de Asuntos Económicos Multilaterales de la Direcon, Paulina Nazal, al exponer en el marco de la IV Convención Anual de la Asociación de Exportadores de Servicios de América Latina (ALES), que se desarrolla esta semana en la capital argentina. Dicho evento es organizado por ALES, en conjunto con el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y la Cámara Argentina de Comercio.

ALES es un organismo internacional privado integrado por 30 instituciones públicas y privadas de 16 países. Su objetivo es promover a América Latina como una región exportadora de conocimientos y destino de outsourcing. Uno de los principales paneles, que fue moderado por Danilo Astori, Vicepresidente de Uruguay, tuvo como relatores a Carlos Bianco, Secretario de Relaciones Económicas Internacionales del Ministerio de Relaciones Exteriores de Argentina y a Paulina Nazal.

Paulina Nazal, Directora de Asuntos Económicos Multilaterales de Direcon.

Paulina Nazal, Directora de Asuntos Económicos Multilaterales de Direcon.

En el marco de su intervención, denominada “Políticas públicas aplicadas al comercio de servicios: la experiencia de Chilenuevas perspectivas y desafíos”, Nazal explicó los antecedentes que marcaron la apertura comercial de Chile en las últimas décadas y la importancia que ha ido tomando el comercio de servicios, con el  desarrollo de un marco regulatorio estable y transparente, que hoy otorga certeza jurídica para los inversionistas y prestadores de servicios nacionales y extranjeros.

En este sentido dijo que el año 2013 Chile exportó un total de US$ 12.800 millones en servicios, los que representan sólo un 17% del total de las exportaciones de Chile. “Pero si hablamos de exportaciones con valor agregado, el sector de servicios aumenta a un 30%; la participación de los servicios en el PIB de Chile llega a cerca de un 67% y alcanza más de un 70% del empleo total”, precisó.

En este aspecto Paulina Nazal sostuvo que es preciso revisar las barreras internas y externas que impiden un mayor desarrollo de los servicios. Entre las primeras citó los aspectos tributarios, temas aduaneros, una mayor transparencia en las regulaciones y más inversión en educación, innovación y tecnología, como también tener una agenda digital comprensiva, comercio y gobierno electrónico y tomar en cuenta la creciente importancia de las telecomunicaciones.

Por otro lado, en relación a las barreras para el desarrollo del comercio de servicios en el exterior, puso énfasis en la necesidad de trabajar en la facilitación para la entrada temporal de personas de negocios, el reconocimiento de títulos y habilitación profesional y un mejor acceso para participar en el mercado de las compras públicas vinculadas a la prestación de servicios, entre otras.

“Una política pública en conjunto con las iniciativas del sector privado, en favor del comercio de servicios, debe traducirse en concretar  normas eficientes en esta materia, que estimulen la competencia interna y permitan desarrollar una  oferta exportadora de servicios esenciales y complementarios para la exportación de bienes”, resaltó.

En este aspecto dijo que  las Cadenas Globales de Valor abren oportunidades para los proveedores extranjeros y que en tal sentido, Chile ofrece ventajas con su amplia red de acuerdos comerciales.

Sistema de Información para el Comercio de Servicios

En el contexto de esta Convención, fue lanzado el Sistema de Información para el Comercio de Servicios, desarrollado para promover la competitividad de América Latina en la economía del conocimiento y explorar las nuevas tendencias y oportunidades de negocio en el sector a nivel global. Dicho sistema proporcionará información relevante para los inversores extranjeros, exportadores y organismos de promoción del comercio.

Más de 300 empresas de servicios de la región y actores de primera línea de Estados Unidos y Europa, así como delegados de los 16 países miembros de ALES, de Organizaciones de Promoción de Exportaciones e Inversiones, Cámaras de Comercio y Asociaciones de Exportadores, están presentes en este evento especializado en la capital argentina.


| Por Andrés Rebolledo, director General de Relaciones Económicas Internacionales, Direcon. 

RE_1065-DG-columnaEn septiembre se cumplieron siete años de entrada en vigencia del Acuerdo de Asociación Económica Estratégica (AAEE) entre Chile y Japón, que permitió amplificar los beneficios económicos comerciales en el acceso a productos y cimentó la relación política bilateral, reafirmando la acertada decisión que tomaron en su momento ambos países en el sentido de profundizar sus vínculos.

Esta decisión también allanó el camino para profundizar las relaciones bilaterales con Asia, siendo este acuerdo una piedra angular en ese proceso.

Hoy, Chile tiene seis acuerdos comerciales con países de Asia. Además de Japón, están Corea del Sur (2004), China (2006), India (2007), Malasia (2012) y Vietnam (2014). Este año también debieran entrar en vigencia los acuerdos comerciales con Hong Kong (China) y Tailandia; y en mayo de este año hemos comenzado las negociaciones con Indonesia. Podemos afirmar que el éxito y experiencia adquiridos en la negociación con Japón, permitieron que otras economías asiáticas miraran a Chile como un valioso socio en materia de negociaciones comerciales.

El acuerdo comercial también ha tenido un efecto importante en la inversión, transformando a Japón en el cuarto mayor inversionista en nuestro país con un total de US$ 9.702 millones acumulados. 

La historia de las tratativas no estuvo exenta de anécdotas y momentos memorables, como cuando en la realización del estudio de factibilidad (informe que se hace para ver viabilidad y proyecciones de un eventual acuerdo comercial), los negociadores tuvieron que validarse con sus contrapartes japonesas jugando go (un típico juego de tablero asiático), para demostrar sus habilidades blandas más allá de las negociaciones. Tampoco hay que olvidar lo complejo que fue abrir el mercado japonés por ejemplo a las exportaciones de salmón chileno, producto que generaba ciertas sensibilidades en su industria local, pero que gracias a la perseverancia de los negociadores nacionales fue incorporado. Hoy, algunos análisis económicos dan cuenta de que la entrada del salmón chileno ha permitido masificar el consumo de sushi en ese país, antes muy acotado a sectores de mayores ingresos por su alto costo.

En siete años y gracias a la apertura comercial lograda a través del acuerdo, el intercambio comercial entre Chile y Japón ha aumentado desde US$ 6.400 millones (2006) a más de US$ 10.000 millones el año pasado, posicionando a ese país como nuestro cuarto socio comercial.

El acuerdo comercial también ha tenido un efecto importante en la inversión, transformando a Japón en el cuarto mayor inversionista en nuestro país con un total de US$ 9.702 millones acumulados. Conglomerados como Mitsui, Mitsubishi y Sumitomo están desarrollando importantes proyectos de inversión enfocados en la minería.

Es importante destacar que además del acuerdo comercial, la relación con Japón se podría amplificar en el plano plurilateral, a través de la negociación del Trans Pacific Partnership (TPP), proceso al cual la economía asiática adhirió en 2013. Japón es fundamental para que nuestro país alcance un acuerdo beneficioso y balanceado en TPP. También en  su rol como miembro observador de la Alianza del Pacífico, y donde se apunta, entre otros objetivos, a vincular estrechamente a los países de América Latina con el mundo asiático.

La visita del Primer Ministro Shinzo Abe hace un par de meses a Santiago, sirvió para evaluar los avances del acuerdo, así como reforzar aún más los vínculos políticos y de cooperación entre nuestros países. Junto a esto, ambos gobiernos tienen la responsabilidad de buscar nuevas formas de entendimiento con el propósito de profundizar sus relaciones económicas. Por eso, la reunión de la Comisión de Libre Comercio del TLC entre Chile y Japón, que se realizará en Tokio la próxima semana, será una ocasión propicia para analizar en detalle su desempeño y los desafíos.

Ciertamente, desafíos próximos para Chile podrían ser diversificar la canasta exportadora nacional en el mercado asiático. Además, nuestro país está interesado en que la inversión japonesa se canalice hacia sectores de transformación que permitan agregar valor nacional a la actividad productiva y a las exportaciones, en áreas como la acuícola, telecomunicaciones y energía, sectores de punta en Japón. Por su parte la economía asiática puede aprovechar su relación  privilegiada con Chile para proyectar competitivamente su presencia en toda Sudamérica de manera más profunda.

Fuente: Estrategia

AM0C1749_DCE

El Director General de Direcon, Andrés Rebolledo y el Canciller Heraldo Muñoz.

Celebrada al margen del 69 periodo de sesiones de la Asamblea General de la Organización de las Naciones Unidas, esta mañana, en Nueva York, tuvo lugar una reunión del Consejo de Ministros de la Alianza del Pacífico.

En la reunión de trabajo que contó con la participación del Canciller Heraldo Muñoz y el director General de Direcon, Andrés Rebolledo, más los representantes de Colombia, México y Perú, se dio cuenta de los preparativos para el encuentro de la Alianza del Pacífico con la Asociación de Naciones del Sudeste Asiático (ASEAN), que se llevará a cabo mañana, también en Nueva York. Este encuentro representará el primer acercamiento entre ambos mecanismos y buscará instaurar un diálogo productivo entre ambos mecanismos en temas de interés común, como lo son el comercio y la cooperación.

El acercamiento de la Alianza del Pacífico a la región de Asia-Pacífico es uno de los objetivos centrales del mecanismo, el cual está plasmado en la Declaración de Lima de 2011.

Los países de la Alianza del Pacífico componen un mecanismo de integración abierto, plural, incluyente y pragmático. Los países de la Alianza tienen en conjunto 214 millones de habitantes, un PIB de 2.1 billones de dólares, lo que constituye el 37% del total del PIB de América Latina. El comercio exterior de la Alianza genera más de 1.13 billones de dólares; sus países reciben el 45% del total del flujo de inversión extranjera en América Latina.

  • El encuentro estuvo encabezado por el Director de ProChile, Roberto Paiva, quien expuso a los asistentes los énfasis institucionales  en materia de promoción de exportaciones.

 

En dependencias del Ministerio de Relaciones Exteriores, se realizó la sexta reunión del Consejo de la Sociedad Civil de la Dirección General de Relaciones Económicas Internacionales (Direcon). La instancia, que es presidida por Fernando Alvear, Gerente General de la Confederación de la Producción y el Comercio (CPC), se realiza desde hace dos años, con el propósito de promover la participación de la sociedad civil en el intercambio de ideas, visiones y opiniones con la Direcon.

IMG_8380

La reunión se realizó en el edificio de la Cancillería, en Santiago, y contó con la presencia del director de ProChile, Roberto Paiva. (Foto: Direcon)

El encuentro, al que acudieron esta vez 19 organizaciones, estuvo encabezado por el Director de ProChile, Roberto Paiva, quien expuso a los asistentes los énfasis de la estrategia de promoción de exportaciones para los próximos años.

“Pondremos especial atención en América Latina, y haremos esfuerzos concretos por incrementar la cantidad de pymes exportadoras. Hoy, de las 197 mil empresas que exportan, solo el 1,8% son pymes y eso debe cambiar. También queremos dar un sitio de mayor preponderancia a las regiones y mayor apoyo a los sectores de industria y servicios, a través de los planes sectoriales y el trabajo conjunto con Corfo y Sercotec”, dijo Paiva.

Nuevas normas del Consejo

Además de los énfasis en materia de promoción de exportaciones, en el encuentro también se dieron a conocer las modificaciones a la actual normativa que regula el funcionamiento y composición del Consejo de la Sociedad Civil.

En este sentido, Leonardo Banda, Jefe del Departamento de Compromisos Institucionales y Gestión Ciudadana, y Antonio Aldunate, Jefe del Subdepto. de Atención Ciudadana y Transparencia, explicaron que los principales cambios se orientarán en torno a  que las futuras postulaciones deberán ser aceptadas o rechazadas por los consejeros; que el Consejo operará con un mínimo de 6 organizaciones y un máximo de 35; que el cargo de presidente del Consejo durará dos años y que según la disponibilidad de cupos vacantes podrá convocar a elecciones de consejeros cada 4 años a contar de la aprobación de la nueva norma; entre otros.

Historia del Consejo

El compromiso de Direcon con la participación se enmarca en la Ley 20.500 sobre Asociaciones y Participación Ciudadana en la Gestión Pública, norma que institucionaliza y legitima esta labor. Para dar cumplimiento a la normativa, existen distintos mecanismos como el Acceso a Información Relevante, la Cuenta Pública Participativa, las Consultas Ciudadanas, y el Consejo de la Sociedad Civil.

El Consejo de la Sociedad Civil fue constituido el año 2012, como un mecanismo de participación ciudadana de carácter consultivo (no vinculante), que emite opiniones orientadas a ayudar a la toma de decisiones en el trabajo de la Direcon. Está integrado por representantes de asociaciones sin fines lucro y organizaciones relacionadas con las temáticas propias del trabajo institucional.

Organizaciones Participantes

  1. Confederación de la Producción y el Comercio – CPC
  2. Instituto de Estudios Internacionales Universidad de Chile
  3. Servicio Nacional de Agricultura – SNA
  4. Cámara de Comercio de Santiago – CCS
  5. Sociedad Chilena del Derecho de Autor – SCD
  6. Licensing Executives Society Chile – LES
  7. Asociación de Exportadores de Productos Lácteos – EXPORLAC
  8. Centro Asia Pacifico Universidad Diego Portales
  9. Sociedad Nacional de Pesca – SONAPESCA
  10. Asociación Industrial de Laboratorios Farmacéuticos – ASILFA
  11. Asociación de Exportadores de Manufacturas, Servicios y Turismo – ASEXMA
  12. Cámara Aduanera de Chile
  13. Corporación Chilena de la Madera – CORMA
  14. Unión Nacional de Artistas – UNA
  15. Asociación de Exportadores de Frutas de Chile AG – ASOEX
  16. Centro de Estudios Internacionales Pontificia Universidad Católica de Chile
  17. Instituto de Ecología Política – IEP
  18. ONG Derechos Digitales
  19. Cámara Nacional de Comercio Servicios y Turismo de Chile  – CNC

 

  • pdf 70X70Indicadores Macroeconómicos Bielorrusia y Chile
  • Comercio Bilateral Bielorrusia y Chile 2008 – 2013
  • Principales Exportaciones Bielorrusia 2013
  • Partidas del Comercio Bilateral Bielorrusia y Chile 2013

Por Michelle Bachelet , Juan Manuel Santos, Enrique Pena Nieto y Ollanta Humala

 

La Alianza del Pacífico está logrando resultados significativos. Hace tres años, Chile, Colombia, México y Perú decidieron buscar una mayor integración económica y comercial. El esfuerzo estuvo basado en nuestra creencia en común de que el libre tránsito de personas, bienes, servicios y de capital puede ayudarnos a lograr mayor bienestar e inclusión social para nuestros ciudadanos.

Nuestros cuatro países representan 214 millones de personas y nuestras economías en conjunto tienen un PIB de 2.1 billones de dólares, lo que constituye el 37% del total del PIB de América Latina, con un promedio del 5.1% anual de la tasa de crecimiento en los últimos cuatro años. Nuestro comercio exterior genera más de 1.13 billones de dólares y recibimos 45% del total del flujo de inversión extranjera en América Latina.

Si debemos resaltar una característica de nuestro proceso de integración sería este: creemos firmemente que el principal objetivo de la Alianza del Pacífico es mejorar el bienestar de todos nuestros ciudadanos y promover el crecimiento y desarrollo económico, así como la mejora y la competitividad de nuestras economías.

Para lograr nuestro objetivo de libre circulación de personas, eliminamos los requisitos de las visas de turismo y negocios para nuestros ciudadanos. Debido a que el intercambio cultural y educativo es muy importante, implementamos programas especiales para facilitar que nuestros estudiantes estudien y trabajen.

También buscamos formas de expandir la libre circulación de bienes y servicios. Un nuevo tratado comercial eliminará de manera inmediata las tarifas para el 92% de nuestros productos en común, y el 8% restante se eliminará gradualmente, brindando una ayuda adicional a las pequeñas y medianas empresas.

Para la libre circulación de capital, nuestras bolsas de valores fueron unificadas en el Mercado Integrado Latinoamericano (MILA). Con la reciente adición de México, estamos convencidos que esta acción ampliará la diversidad de los productos financieros que podemos ofrecer. Más de 750 compañías con un valor comercial de 1.1 billón de dólares están representadas en nuestro mercado integrado.

Creemos que hemos logrado mucho en poco tiempo. Sin embargo, queremos lograr más y hacerlo de forma conjunta. Estamos estableciendo embajadas y oficinas comerciales en instalaciones compartidas en el extranjero, así como organizando misiones económicas y comerciales. Creamos un fondo para promover proyectos entre nosotros y con terceras partes.

Estamos particularmente comprometidos a trabajar con otros países. Con 32 naciones como miembros observadores de la Alianza del Pacífico, sabemos que existe un gran interés global en nuestro bloque conjunto y la prospectiva de una integración más amplia.

De tal manera, estamos fortaleciendo nuestra relación con los países observadores al definir proyectos de cooperación en nuestras principales áreas. De manera específica, estamos trabajando en materia de educación, comercio, pequeñas y medianas empresas, innovación, ciencia y tecnología e infraestructura. En términos generales, estamos abiertos a explorar un compromiso con otros esfuerzos de integración regional.

El Consejo Empresarial de la Alianza del Pacífico, que incluye representantes de las principales instituciones económicas privadas de nuestros cuatro países, es otra asociación importante de nuestro mecanismo. Congregados esta semana en Nueva York para participar en la Asamblea general de la ONU, planeamos hablar sobre nuestros logros, retos y prospectivas, así como fortalecer un intercambio fructífero con la comunidad empresarial tanto de EE.UU. como del resto del mundo.

Si debemos resaltar una característica de nuestro proceso de integración sería este: creemos firmemente que el principal objetivo de la Alianza del Pacífico es mejorar el bienestar de todos nuestros ciudadanos y promover el crecimiento y desarrollo económico, así como la mejora y la competitividad de nuestras economías.

Hace tres años, enfrentamos el reto de cómo fomentar un proceso que fortaleciera nuestros países, y que especialmente, nos ayudara a construir un puente con la región de Asia Pacífico. Esta aspiración se ha convertido en una realidad. Continuaremos trabajando juntos, como socios, para lograr nuestros objetivos comunes y fortalecer y expandir nuestra visión, para el beneficio de nuestras naciones.

  • La iniciativa, que aún no se encuentra 100% operativa, permitirá a los seleccionados conocer y trabajar en Perú, México o Colombia.
publicidad-alianza-del-paci_133822-L0x0

Foto: Alianza del Pacífico

El Gobierno, en conjunto con los otros tres países de la Alianza del Pacífico puso en marcha un programa de visado especial para jóvenes de entre 18 y 30 años nacidos en Colombia, Perú, México y Chile .

La iniciativa permitirá a los seleccionados disfrutar sus vacaciones, realizar estudios o programas de capacitación y trabajar al mismo tiempo para costear su estadía en alguno de estos países, por un máximo de dos meses.

Según explicó la Dirección General de Relaciones Económicas Internacionales (Direcon), el programa ofrecerá 300 visas por año y busca fomentar la integración cultural entre los jóvenes de la Alianza del Pacífico sin limitaciones de tipo de trabajo.

Para postular es necesario ser ciudadano de alguno de los cuatro países, tener entre 18 y 30 años al momento de la solicitud, firmar un compromiso con los principios y objetivos del programa, demostrar solvencia económica, tener el pasaje de regreso o los fondos suficientes para adquirirlo y demostrar estado de salud compatible y seguro médico durante la estadía.

Con todos estos antecedentes, los interesados deben solicitar la visa en las embajadas y consulados del país al que quieren viajar.

La iniciativa se da en el marco del acuerdo suscrito en junio pasado por los cancilleres de los países que integran la Alianza del Pacífico en la Cumbre de Punta Mita, México.

El director general de la Direcon, Andrés Rebolledo, aclaró que “en cualquier caso, dicha actividad remunerada solo podrá ser complementaria y no podrá constituirse en el propósito principal de su estadía”.

El programa entró en vigencia el pasado 18 de agosto y según explicó la Direcon “se encuentra en proceso de trámites y ajustes normativos internos que tienen que hacer los cuatro países para que el sistema esté 100% operativo”.

Fuente: Emol

Esta mañana se realizó en la Dirección General de Relaciones Económicas Internacionales (Direcon) una nueva reunión del Cuarto Adjunto del Acuerdo Transpacífico, conocido como TPP por sus siglas en inglés. La instancia impulsada por el gobierno, busca transparentar el proceso de negociación a través de reuniones periódicas con la sociedad civil y grupos de interés, para entregar su estado de situación. Al encuentro acudieron cerca de 20 asociaciones representantes de distintos sectores, para conocer de primera mano los resultados tras la última Ronda TPP realizada en Hanoi, que concluyó el 10 de septiembre pasado.

Cuarto Adjunto TPP

El encuentro estuvo encabezado por Felipe Lopeandía, jefe negociador de este acuerdo en la Direcon, quien acompañado por otros expertos de la institución entregó una visión ampliada sobre los principales temas abordados en Vietnam.

“El esquema de reuniones de trabajo se dio a nivel de jefes negociadores, para alcanzar definiciones donde la parte técnica estuviera más avanzada; y a nivel de grupos técnicos en áreas donde estimamos falta aún discusión”, explicó.

Entre los grupos que se reunieron en Vietnam, se encuentran Propiedad Intelectual, Medioambiente, Empresas del Estado, Reglas de Origen, Inversiones, Legal, Laboral, Obstáculos Técnicos al Comercio y Medidas Sanitarias y Fitosanitarias, entre otros.

El jefe negociador chileno explicó a los asistentes que los países que forman parte de las tratativas están pendientes de la negociación bilateral de Estados Unidos y Japón.

En el proceso del TPP participan doce países: Australia, Brunei, Canadá, Chile, Estados Unidos, Japón, Malasia, México, Nueva Zelanda, Perú, Singapur y Vietnam.

Al encuentro asistieron:

  • Asociación de Exportadores de Fruta
  • Asociación de Exportadores de Manufacturas y Servicios, ASEXMA
  • Asociación de la Industria del Salmón de Chile, SalmónChile
  • Asociación Gremial de Productores de Cerdos
  • Asociación Industrial de Laboratorios Farmacéuticos, ASILFA
  • British American Tobacco
  • Cámara de Comercio de Santiago
  • Cámara de la Innovación Farmacéutica, CIF
  • Colegio de Bibliotecarios de Chile
  • Compañía de Telecomunicaciones de Chile S.A.
  • Corporación Chilena de Madera, CORMA
  • Corporación para la Conservación y Preservación del Medio Ambiente – ChileAmbiente
  • Federación de Productores de Fruta de Chile, Fedefruta
  • GTD Manquehue S.A.
  • ONG Derechos Digitales
  • Organización de Consumidores y Usuarios de Chile, ODECU
  • Sociedad Chilena de Derechos de Autor
  • Sociedad de Fomento Fabril, SOFOFA

 

Prensa Direcon

| Por Andrés Rebolledo, director General de Relaciones Económicas Internacionales, Direcon. 

RE_1065-DG-columnaEn septiembre se cumplieron siete años de entrada en vigencia del Acuerdo de Asociación Económica Estratégica (AAEE) entre Chile y Japón, que permitió amplificar los beneficios económicos comerciales en el acceso a productos y cimentó la relación política bilateral, reafirmando la acertada decisión que tomaron en su momento ambos países en el sentido de profundizar sus vínculos.

Esta decisión también allanó el camino para profundizar las relaciones bilaterales con Asia, siendo este acuerdo una piedra angular en ese proceso.

Hoy, Chile tiene seis acuerdos comerciales con países de Asia. Además de Japón, están Corea del Sur (2004), China (2006), India (2007), Malasia (2012) y Vietnam (2014). Este año también debieran entrar en vigencia los acuerdos comerciales con Hong Kong (China) y Tailandia; y en mayo de este año hemos comenzado las negociaciones con Indonesia. Podemos afirmar que el éxito y experiencia adquiridos en la negociación con Japón, permitieron que otras economías asiáticas miraran a Chile como un valioso socio en materia de negociaciones comerciales.

La historia de las tratativas no estuvo exenta de anécdotas y momentos memorables, como cuando en la realización del estudio de factibilidad (informe que se hace para ver viabilidad y proyecciones de un eventual acuerdo comercial), los negociadores tuvieron que validarse con sus contrapartes japonesas jugando go (un típico juego de tablero asiático), para demostrar sus habilidades blandas más allá de las negociaciones. Tampoco hay que olvidar lo complejo que fue abrir el mercado japonés por ejemplo a las exportaciones de salmón chileno, producto que generaba ciertas sensibilidades en su industria local, pero que gracias a la perseverancia de los negociadores nacionales fue incorporado. Hoy, algunos análisis económicos dan cuenta de que la entrada del salmón chileno ha permitido masificar el consumo de sushi en ese país, antes muy acotado a sectores de mayores ingresos por su alto costo.

El acuerdo comercial también ha tenido un efecto importante en la inversión, transformando a Japón en el cuarto mayor inversionista en nuestro país con un total de US$ 9.702 millones acumulados. 

En siete años y gracias a la apertura comercial lograda a través del acuerdo, el intercambio comercial entre Chile y Japón ha aumentado desde US$ 6.400 millones (2006) a más de US$ 10.000 millones el año pasado, posicionando a ese país como nuestro cuarto socio comercial.

El acuerdo comercial también ha tenido un efecto importante en la inversión, transformando a Japón en el cuarto mayor inversionista en nuestro país con un total de US$ 9.702 millones acumulados. Conglomerados como Mitsui, Mitsubishi y Sumitomo están desarrollando importantes proyectos de inversión enfocados en la minería.

Es importante destacar que además del acuerdo comercial, la relación con Japón se podría amplificar en el plano plurilateral, a través de la negociación del Trans Pacific Partnership (TPP), proceso al cual la economía asiática adhirió en 2013. Japón es fundamental para que nuestro país alcance un acuerdo beneficioso y balanceado en TPP. También en  su rol como miembro observador de la Alianza del Pacífico, y donde se apunta, entre otros objetivos, a vincular estrechamente a los países de América Latina con el mundo asiático.

La visita del Primer Ministro Shinzo Abe hace un par de meses a Santiago, sirvió para evaluar los avances del acuerdo, así como reforzar aún más los vínculos políticos y de cooperación entre nuestros países. Junto a esto, ambos gobiernos tienen la responsabilidad de buscar nuevas formas de entendimiento con el propósito de profundizar sus relaciones económicas. Por eso, la reunión de la Comisión de Libre Comercio del TLC entre Chile y Japón, que se realizará en Tokio la próxima semana, será una ocasión propicia para analizar en detalle su desempeño y los desafíos.

Ciertamente, desafíos próximos para Chile podrían ser diversificar la canasta exportadora nacional en el mercado asiático. Además, nuestro país está interesado en que la inversión japonesa se canalice hacia sectores de transformación que permitan agregar valor nacional a la actividad productiva y a las exportaciones, en áreas como la acuícola, telecomunicaciones y energía, sectores de punta en Japón. Por su parte la economía asiática puede aprovechar su relación  privilegiada con Chile para proyectar competitivamente su presencia en toda Sudamérica de manera más profunda.

Diversos temas de la relación económico-comercial bilateral entre Chile y Paraguay, fueron analizados en el marco de una reunión sostenida entre el Director General de la Direcon, Andrés Rebolledo y el Vice Ministro paraguayo de Relaciones Económicas e Integración, Rigoberto Gauto Vielman.

Articulo IMG_8308

Reunión se realizó en el edificio de la Cancillería en Santiago.

En el encuentro de autoridades, se acordó reactivar el Consejo Conjunto  de Economía y Comercio, establecido en el marco del Memorándum de Entendimiento vigente entre ambos países. Para ello, Paraguay remitirá una agenda de trabajo, y por su parte Chile, complementará esta acción con un estudio en materia de encadenamientos productivos.

Los vínculos entre los dos países se rigen por el Acuerdo de Complementación Económica entre Chile y MERCOSUR (ACE 35), vigente desde octubre de 1996, instrumento jurídico del cual Paraguay es miembro pleno. En 2014 dicho acuerdo cumple 18 años desde su entrada en vigor y según sus disposiciones, hoy  el comercio bilateral de mercancías se encuentra en un 100% libre de aranceles.

Intercambio comercial e inversiones

Durante el año 2013, el intercambio comercial entre Chile y Paraguay alcanzó los US$ 714 millones. Las exportaciones de Chile hacia el mercado paraguayo en ese mismo período llegaron a los US$ 144 millones, mientras que las importaciones provenientes desde ese mercado sumaron US$ 570 millones.

En el período 1990-junio 2013, la inversión directa chilena en Paraguay totalizó US$ 206 millones, la cual está concentrada especialmente en los sectores de la industria manufacturera con US$ 203 millones y servicios vinculados al sector inmobiliario y la industria de comercio farmacéutico, con US$ 3 millones

En tanto, la inversión de Paraguay en Chile acumulada bordea los US$ 618 millones, vinculada al comercio y servicios en general.

Captura unctadEsta tarde, la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo (UNCTAD), publicó su informe anual Comercio y Desarrollo 2014: Gobernanza Global y el Espacio Político para el Desarrollo. Entre las conclusiones que arroja, el documento señala que la economía mundial se mantendrá decaída, y que el crecimiento para este año será de 2,5 a 3%. En ese contexto, serán los países en desarrollo los que experimentarán mayor avance, con un crecimiento que oscilará entre 4,5% y 5%, mientras que las economías en transición solo aumentarán 1%.

En el caso de América Latina y el Caribe, se estima que el crecimiento será de 2%, por la menor demanda doméstica de Argentina, Brasil y México, y por los shocks financieros externos ocurridos a mediados del año pasado y comienzos de 2014, que repercuten en la región.

Asimismo, el informe destaca que la nueva agenda de desarrollo que adopten los países debe incluir la diversificación y especialización de la producción. Esto, porque pese al rápido crecimiento del comercio internacional en muchas economías en desarrollo, entre 1995 y 2012 no han existido variaciones significativas en las estructuras exportadoras, afirma el estudio.

El texto destaca la necesidad de contar con un adecuado Espacio Político, concepto que hace referencia a la libertad y habilidad de los gobiernos para identificar las políticas económicas y sociales más adecuadas para lograr el desarrollo equitativo y sostenible de sus ciudadanos. No obstante, debido a la interdependencia económica que afecta a los países, es necesario que en la implementación de cualquier política se considere este factor, precisa el informe.

El documento completo se encuentra disponible AQUÍ

Esta mañana el Canciller Heraldo Muñoz inauguró el primer encuentro con organizaciones de la sociedad civil: “Ministerio de Relaciones Exteriores – Sociedad Civil: temas de agenda multilateral”.

Slider IMG_8278

Andrés Rebolledo, director General de Relaciones Económicas Internacionales (Direcon), Heraldo Muñoz, ministro de Relaciones Exteriores; Alfredo Labbé, director General de Política Exterior; y Eduardo Gálvez, director General Adjunto para Asuntos Multilaterales de la Cancillería.

“Estoy gratamente impresionado por la lista de participantes, lo que refleja el interés que tenemos como Cancillería de tener un diálogo con  la sociedad civil en un mundo que ha cambiado de manera tan sustancial”, expresó el Ministro Muñoz.

Durante su presentación, el Canciller destacó la importancia de esta instancia de diálogo con la sociedad para tratar temas de política multilateral, que permite el intercambio de ideas y propuestas para la definición de la agenda post 2015 en materias de desarrollo. “Estamos en la perspectiva de fortalecer el diálogo con la sociedad civil”, manifestó el Secretario de Estado.

En el encuentro estuvieron presentes más de 60 organizaciones de diversos ámbitos: social, económico, cultural, medio ambiental, grupos que representan a mujeres, infancia, poblaciones indígenas, trabajadores y comunidad científica.

Durante la jornada también expusieron los directivos de las Direcciones de  General de Relaciones Económicas Internacionales, Derechos Humanos, Medio Ambiente y la Unidad de Consejo de Seguridad de Naciones Unidas del Ministerio de Relaciones Exteriores.

En el encuentro participaron también Andrés Rebolledo, Director de la Dirección General de Relaciones Económicas Internacionales (Direcon); Alfredo Labbé, Director General de Política Exterior; y Eduardo Gálvez, Director General Adjunto para Asuntos Multilaterales de la Cancillería.