IMG_9775 (2)Haciendo un alto en el intenso diálogo de los 12 países que integran el Acuerdo Trans-Pacífico (TPP, por sus siglas en Inglés), que se desarrolla esta semana en Nueva York, Estados Unidos, esta mañana el jefe negociador chileno Felipe Lopeandía, sostuvo una video conferencia con diversas organizaciones de la sociedad civil chilena reunidas en Santiago en el marco del Cuarto Adjunto, a fin de exponer detalles de dichas conversaciones.

En el encuentro, con inquietudes de los asistentes que estuvieron centradas especialmente en temas relacionados con Propiedad Intelectual y Acceso a Mercados, participaron entre otros, representantes de la Cámara Chileno-Norteamericana de Comercio, de la Asociación de Exportadores (Asoex), del Colegio de Bibliotecarios de Chile, ONG Derechos Digitales y la Corporación Nacional de Consumidores y Usuarios (Conadecus).

El TPP es un amplio proceso de integración económica en la región del Asia-Pacífico en cuyas tratativas participa Chile, junto a Australia, Brunei Darussalam, Canadá, Estados Unidos, Malasia, México, Japón, Nueva Zelanda, Perú, Singapur y Vietnam.

A la fecha, se han realizado 23 rondas de negociaciones, más una alta cantidad de reuniones intersesionales y técnicas. Adicionalmente, se han llevado a cabo reuniones ministeriales y además los líderes de los países negociadores han aprovechado las Cumbres de APEC para evaluar y dirigir el proceso de negociación.

Con un mercado potencial de 790 millones de personas y un Producto Interno Bruto de US$ 27.477 millones, el bloque TPP representa cerca de un 40% del comercio global.

 

 

Sebastián Dávalos Bachelet, Director Sociocultural de la Presidencia junto a Andrés Rebolledo, Director General de Relaciones Económicas Internacionales, DIRECON y Josefina Berliner, Directora Ejecutiva de Fundación Artesanías de Chile, recibieron la segunda entrega que será parte de la vajilla oficial que estará en el pabellón chileno de la Expo Milán 2015, evento que espera la visita de más de 20 millones de personas en los 6 meses de exhibición. Se trata de los conocidos “chanchitos pebreros” de la tradicional zona alfarera de Pomaire, en la comuna de Melipilla, Región Metropolitana.

En la ocasión, Sebastián Dávalos B., señaló que “En el ámbito cultural del Programa de Gobierno de la Presidenta, se crea el programa ‘Chile país de Artistas’, apoyando la circulación internacional de las artes nacionales. La Fundación propone difundir las artesanías chilenas en el pabellón país en Milán. En dicha oportunidad, queremos representar un Chile más humano, de la obra de nuestros maestros artesanos, que sabemos, sorprenderán gratamente en  un evento de relevancia mundial”.

Por su parte, Andrés Rebolledo, recalcó la oportunidad que entrega Expo Milán 2015,  de mostrar el trabajo de grandes artistas, quienes pese a hacer productos de gran calidad y valor  agregado, muchas veces por capacidad y desconocimiento no tienen posibilidad de exportar  sus trabajos fuera del país. “Esperamos apuntalar las exportaciones de las pymes con las  medidas que ha impulsado la Presidenta Michelle Bachelet en esa línea. En el sector de artesanías, los envíos chilenos han crecido mucho. Solo el año pasado (enero a noviembre),  tuvieron un incremento de 26%, respecto del mismo período del año 2013, alcanzando  US$ 77 millones. Además se han ido incrementando los mercados de destino. Hoy estamos llegando con nuestras artesanías a destinos tan lejanos como China e Italia”.

Josefina Berliner Duque, directora ejecutiva de Fundación Artesanías de Chile, también presente, apuntó que “En el marco del Plan de Internacionalización de las Artesanías chilenas, Fundación Artesanías de Chile realiza alianza estratégica con Expo Milán. Lo anterior debido a que la temática de la expo son los ‘alimentos’, las artesanías históricamente han sido utilizadas en el marco de las comidas, pero además han tenido una historia común con la pequeña agricultura familiar campesina, donde las familias dividen sus roles en relación al mundo agro y al mundo artesanal”.

A su vez, el comisionado general para Chile Expo Milán 2015, Lorenzo Constans Gorri, destacó la labor de las familias artesanas “que son el alma visible de un país comprometido en el cuidado de su tradición y cultura y que además serán parte fundamental de “El Amor de Chile”, realzando la diversidad gastronómica”.

En los próximos días también harán la primera entrega el resto de artesanos y artesanas que están elaborando la vajilla presente en esta importante exposición internacional: las alfareras de la Quebrada de las Ulloa (Región del Biobío) con pailas, sartenes y fuentes, como también los artesanos madereros de Liquiñe (Región de Los Ríos), quienes harán entrega de bandejas talladas en madera de raulí, oficio propio de la cultura mapuche.

El lema del gran evento mundial a realizarse en Milán, es “Alimentar el planeta, energía para la vida” y contará con la presencia de 140 países, los cuales mostrarán sus proyecciones y novedades en materia agroalimentaria.

El pabellón de Chile tendrá una superficie aproximada de 2.000 m2, dentro de los cuales se desarrollará el relato “El Amor de Chile”, que hará vivir al visitante la experiencia única de recorrer los diferentes paisajes de nuestro país, su gente y sus productos. La propuesta de Chile, de la mano del Ministerio de Relaciones Exteriores, la Dirección General de Relaciones Económicas Internacionales (Direcon), ProChile y la Secretaría Ejecutiva del proyecto, va enfocada hacia la promoción y difusión de productos y tecnologías locales, incentivando el turismo e intercambio comercial.

Fundación Artesanías de Chile es una entidad privada sin fines de lucro que trabaja para preservar nuestra identidad cultural como nación y crear oportunidades  de desarrollo sociocultural y económico para las artesanas y artesanos tradicionales, entendiendo que la artesanía es una actividad productiva que da sustento a muchas familias. Pertenece a la Red de Fundaciones de la Dirección Sociocultural de la Presidencia de la República. Es dirigida por un Consejo ad honorem, presidido por Sebastián Dávalos Bachelet, en su calidad de Director Sociocultural de la Presidencia.

 

La Dirección General de Relaciones Económicas Internacionales (Direcon) a través del Punto Nacional de Contacto de Chile para las Líneas Directrices de la OCDE para Empresas Multinacionales, y la Oficina de Estudios y Políticas Agrarias (Odepa), informan que hasta el 20 de febrero, se encontrará abierto el proceso de consulta pública para recopilar las inquietudes y comentarios respecto de la Guía de orientaciones para cadenas de suministro agrícolas responsables, elaborada en conjunto por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) y la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO).

Importancia de la guía

En octubre de 2013, la OCDE lanzó el primer borrador de esta guía cuyo objetivo  era  entregar orientaciones y recomendaciones sobre una conducta corporativa responsable en la cadena de suministro agrícola.

La guía, basada en estándares internacionales como son las Líneas Directrices de la OCDE para Empresas Multinacionales, los Principios para Inversiones Agrícolas Responsables (FAO- IFAD-UNCTAD Banco Mundial) y el Pacto Global de Naciones Unidas, entre otros, propone ser práctica y fácilmente aplicable a los sistemas de gestión de las empresas con especial atención a temas como: la tenencia de los recursos naturales; derechos laborales; derechos humanos; gobernanza y tecnología e innovación.

Para cada uno de los temas la guía busca proponer y describir los riesgos y posibles efectos adversos, así como describir el contenido de los principios y normas existentes sobre las formas de mitigar dichos riesgos, proporcionando mejores prácticas y ejemplos concretos de cómo algunos inversores podrían tener éxito en abordar o no ese riesgo.

¿Cómo participar en la consulta?

A través del proceso de consulta pública, la OCDE persigue recopilar las distintas inquietudes de todos los actores de interés, asegurando así que todos los stakeholders involucrados tengan la posibilidad de manifestar su opinión, y sobre todo, que dicho instrumento sea de utilidad.

Por lo tanto, esta consulta es una excelente oportunidad para influir propositivamente en el resultado final de este documento. Para lo que se invita  a participar a través del siguiente link: http://www.oecd.org/daf/inv/mne/fao-oecd-guidance-consultation.htm

Luego de la consulta pública, se generará una nueva versión de la guía, la que será discutida durante la reunión del Grupo Asesor sobre la Cadena de Suministro Agrícola de la OCDE en marzo de 2015, elaborándose una versión final que se espera pueda ser presentada durante el Foro Global de Conducta Empresarial Responsable el próximo mes de junio de 2015.

 

 

A partir de la firma de estos tratados ha aumentado el intercambio comercial significativamente, no así el flujo de inversiones.

Ver artículo completo

Parte 1

Parte 2

Slider IMG_9718Una amplia exposición acerca del estado de las negociaciones del Acuerdo Trans-Pacífico, conocido como TPP por sus siglas en inglés, hizo hoy el Director General de la Direcon, Andrés Rebolledo, ante un grupo de empresarios, en el marco de un desayuno organizado por la Cámara Chileno-Norteamericana de Comercio (Amcham).

En su análisis, Rebolledo enfatizó la importancia de este proceso, en el que participa Chile junto a otros once países,  señalando que hoy las reglas del comercio internacional se están planteando al amparo de las negociaciones de acuerdos plurilaterales y citó como ejemplos las negociaciones entre países de Asean y el anuncio surgido en la reciente Cumbre de Líderes de APEC, de explorar un acuerdo comercial entre las economías miembros de este foro.

En el ámbito local, dijo que transparentar las tratativas del TPP ha sido un compromiso prioritario para este gobierno. “Luego de la creación del Cuarto Adjunto, hemos tenido más de 30 reuniones con más de cien organizaciones de la sociedad civil; es un compromiso que seguiremos manteniendo y como ocurre hoy en esta cita con Amcham, nos permite un intercambio de opiniones muy fructífero con los diferentes actores interesados”, destacó

En relación a este mismo tema, Rebolledo informó que hoy se inició en la ciudad de Nueva York, Estados Unidos, una nueva ronda de diálogo de los equipos técnicos de los países que integran TPP, a fin de seguir avanzando en los diversos temas pendientes. La delegación de Chile es encabezada por el jefe negociador, Felipe Lopeandía.

Importancia del TPP

El TPP es un amplio proceso de integración económica en la región del Asia-Pacífico, en cuyas tratativas participa Chile, junto a Australia, Brunei Darussalam, Canadá, Estados Unidos, Malasia, México, Japón, Nueva Zelanda, Perú, Singapur y Vietnam.

A la fecha, se han realizado 23 rondas de negociaciones, más una alta cantidad de reuniones intersesionales y técnicas. Adicionalmente, se han llevado a cabo reuniones ministeriales y además los líderes de los países negociadores han aprovechado las Cumbres de APEC para evaluar y dirigir el proceso de negociación.

Con un mercado potencial de 790 millones de personas y un Producto Interno Bruto de US$ 27.477 millones, el bloque TPP representa cerca de un 40% del comercio global. Por ello, la negociación se plantea como una oportunidad para que Chile fortalezca sus lazos con los países miembros, tanto en materia comercial y arancelaria, como en el ámbito de las regulaciones al comercio.

 

 

Por Andrés Rebolledo, Director General de Relaciones Económicas Internacionales, Direcon.

 

En 2015 se cumplen cinco años de la incorporación de nuestro país a la OCDE. Algunos políticos y analistas tenían dudas sobre la decisión de participar en el “club de los ricos”. Hoy, existe unanimidad de que fue una decisión acertada. Razones hay muchas. La propuesta programática de la Presidenta Bachelet, centrada en la lucha contra las desigualdades, encuentra muchas coincidencias con las preocupaciones de la OCDE. En efecto, muy recientemente, su Secretario General, Angel Gurria, advertía que el aumento de las desigualdades no sólo constituye un grave problema social sino además su persistencia podría provocar graves reducciones en el PIB per-cápita mundial en los próximos 25 años.

El actual gobierno se ha propuesto enfrentar vigorosamente las desigualdades y para ello ha tenido en la OCDE un referente ineludible, especialmente en los ámbitos del trabajo, la educación y el sistema impositivo. Las urgentes demandas de nuestra sociedad, que se hacían insostenibles, recibieron el respaldo técnico de los profesionales de la OCDE y ello ha ayudado a impulsar y legislar en esas tres principales transformaciones comprometidas en el programa de gobierno. Pero no basta solo con recurrir a este organismo para beneficiarse de su experiencia y calidad técnica.

Hoy en día la OCDE se ha constituido en un centro neurálgico para la promoción de un amplio espectro de políticas públicas de gran utilidad tanto para países desarrollados como en desarrollo. Políticas que van desde la generación de acuerdos para combatir la corrupción, sugerencias sobre créditos a la exportación y para los movimientos de capital.

Para lograr pleno beneficio es necesario ser miembro de ella y comprometerse con sus iniciativas. Y eso fue lo que decidió nuestro país hace cinco años. Por eso nos incorporamos a la OCDE sin pretensiones, sin el propósito de imitar a los países ricos, ni tampoco por creernos mejores que nuestros vecinos de América Latina. Chile fue bien acogido. Ello ha sido posible gracias a su larga historia política con instituciones sólidas, que facilitan implementar las recomendaciones y lineamientos que sugiere la OCDE. Ello probablemente ayudó a que Chile fuera el primer país sudamericano en incorporarse, antes lo había hecho México y hoy están en negociaciones Colombia y Costa Rica.

Teniendo en cuenta lo anterior podemos señalar que en consecuencia, hace tiempo que la OCDE dejó de ser una institución de los países desarrollados. Por lo tanto, ha dejado de ser un asunto de elitismo participar en ese organismo. Hoy en día la OCDE se ha constituido en un centro neurálgico para la promoción de un amplio espectro de políticas públicas de gran utilidad tanto para países desarrollados como en desarrollo. Políticas que van desde la generación de acuerdos para combatir la corrupción, sugerencias sobre créditos a la exportación y para los movimientos de capital; también iniciativas para evitar la doble tributación internacional; así como recomendaciones de buenas prácticas para la protección del medioambiente, la salud, pensiones, la educación y el empleo.

Sus recomendaciones tienen siempre muy presente el crecimiento económico y el comercio, pero sin eludir la importancia de las políticas distributivas. Además, en un ámbito de especial interés para nuestro país, como son los acuerdos comerciales, existen manifiestas coincidencias con la OCDE. En efecto, los tratados de libre comercio, especialmente los de última generación, han incorporado cláusulas sociales, laborales y ambientales, que contemplan políticas públicas de protección medioambiental, respeto al trabajador y trazabilidad productiva a prueba de cuestionamientos. Ello ha fortalecido nuestras instituciones públicas y al mismo tiempo ha colocado nuevas exigencias al empresariado, con avances sustantivos en su responsabilidad social, que otorgan prestigio a la presencia económica de Chile en el mundo. En suma, la incorporación de Chile a la OCDE ha sido una decisión acertada. Por un lado, ha significado confirmar la fortaleza de nuestras instituciones, así como el éxito de algunas políticas públicas. Pero, también, estos cinco años nos han ayudado a comprender nuestras fragilidades y la necesidad de transformaciones para superarlas.

Por Andrés Rebolledo, Director General de Relaciones Económicas Internacionales, Direcon.

 

Recientemente se realizó en Santiago, un significativo encuentro de unos 200 líderes del mundo empresarial, académico y de gobierno de Australia y nuestro país. Junto a las autoridades chilenas, y los ex presidentes Ricardo Lagos y Eduardo Frei, destacó en el evento la presencia del ministro de Comercio e Inversión australiano, Andrew Robb.

El propósito del encuentro apuntó a fortalecer aún más las relaciones bilaterales en materia de comercio e inversiones, las que ya han crecido sustancialmente gracias al Tratado de Libre Comercio (TLC), suscrito entre nuestros países en el año 2009. La ocasión además era propicia porque el 1º de enero del 2015, todos los aranceles de bienes de este acuerdo (a excepción del azúcar) serán eliminados.

En ese marco, el Canciller Muñoz y el Ministro Robb firmaron un compromiso que amplía el mercado de compras públicas para los proveedores chilenos. Esto, resultado concreto de las negociaciones sostenidas en octubre, en Camberra, en la 2ª Reunión de la Comisión de Libre Comercio de nuestros países.

En el año 1945, Chile y Australia establecieron relaciones diplomáticas oficiales. Desde entonces, y por 70 años, nuestros países han implementado una sólida relación, la que cuenta con importantes hitos en el ámbito político, económico-comercial, social, cultural y educacional.

Nuestros vínculos se basan en intereses y puntos de vista compartidos en el ámbito internacional. Además, nuestras economías tienen un claro carácter minero y agrícola y además,un enfoque similar en la región del Asia Pacífico.

El TLC ha permitido estrechar lazos comerciales, otorgando importantes beneficios comerciales a exportadores e inversionistas de ambos países. El acuerdo ha otorgado a Chile la posibilidad de aprender de una economía que ha alcanzado altos niveles de desarrollo gracias a la explotación eficiente de los recursos naturales, una creciente inversión en innovación tecnológica y el énfasis en la calidad de su educación.

Como consecuencia de la exitosa implementación del TLC, las exportaciones chilenas a Australia aumentaron desde los US$ 654 millones el 2009 a más de US$ 800 millones el año 2013.

Respecto a nuestras importaciones, éstas crecieron desde US$ 236 millones el 2009, a más de US$ 410 millones el 2013. Aunque más del 70% de los envíos  chilenos a Australia son productos vinculados a la minería, actualmente tenemos la presencia creciente de exportaciones no mineras. Por ejemplo, los alimentos procesados anotaron US$ 65 millones el año pasado, lo que representó un incremento de 80% comparado con el  año 2009.

Creemos que la red de acuerdos comerciales que Chile mantiene con los países de América Latina, pueden permitir configurar un alentador escenario para potenciar una plataforma de negocios desde Australia, utilizando a Chile como “país-puente” para el intercambio de bienes entre Asia y los países de la región de América del Sur.

Por otra parte, a partir de la ubicación geográfica y de su estrecha relación comercial con los países del sudeste asiático, Australia ofrece similares oportunidades de negocios para las empresas chilenas que desean expandir sus negocios hasta los países del sudeste asiático.

Sin duda, el TLC más allá de lo estrictamente comercial,ha favorecido una mayor actividad inversionista. Porque el interés compartido de ambos países por constituirse en plataformas de inversión en sus respectivas regiones, es fundamental en la relación estratégica entre Chile y Australia.

Las inversiones australianas en Chile se concentran en el sector de la minería y servicios básicos, con US$ 4.500 millones a fines del 2013. Por otra parte, también hay que destacar que las inversiones chilenas tienen una presencia interesante y creciente en Australia, que actualmente acumulan US$ 743 millones.

La relación con Australia se ha expandido también al plano multilateral, tanto en APEC como en la Organización Mundial de Comercio (OMC), donde ambos países muestran intereses comunes. Además, en su condición de miembros del Grupo Cairns, vienen luchando en favor de la liberalización agrícola; asimismo, nuestros países muestran visiones cercanas en lo que respecta a las negociaciones del TPP.  Australia también es un país que participa en calidad de observador de la Alianza del Pacífico, instancia de la que Chile es miembro pleno.

Durante los próximos años, Chile buscará una mayor diversificación de la canasta exportadora del país y un aumento en la captación de inversión extranjera de los países asiáticos.

En este contexto, Australia es un socio natural de Chile parala materializaciónde estos desafíos, trabajando por una mayor integración comercial entre las regiones ubicadas a ambos lados del Océano Pacífico. En suma, a pesar de la distancia geográfica que nos separa, Chile y Australia muestran una creciente cercanía en una estratégica relación bilateral.

Por Héctor Casanueva, Representante Permanente de Chile en Ginebra ante la OMC, Unctad y OMPI.

 

Según datos de la OMC, el comercio internacional bajó en el 2014, y en 2015 crecerá menos de lo previsto, desde un 5,3% proyectado, a un 4,0%, lejos del promedio de los últimos veinte años, que fue del 5,2%. Diferentes organismos internacionales y centros de estudios señalan, entre otras causas, el bajo crecimiento del PIB mundial, caída de la demanda de importaciones, especialmente de los países desarrollados, y un menor crecimiento de China y América Latina. Hay también otras causas, como las tensiones geopolíticas, conflictos regionales, problemas ambientales, crisis sanitarias, una baja participación de los salarios en el producto y problemas de competitividad.

Esta realidad debe ser enfrentada con decisiones de políticas a nivel local y global. Los países y regiones buscan inyectar dinamismo por diferentes vías. Es el caso de negociaciones plurilaterales complejas, como el TPP, el acuerdo transatlántico UE-Estados Unidos y el acuerdo China-ASEAN, así como las sinergias que generan para sus miembros espacios como el APEC y la Alianza del Pacífico. Junto con estos procesos, que deberían converger en algún momento hacia el ámbito multilateral, el papel de la Organización Mundial de Comercio (OMC), a la que pertenecemos y que cumple 20 años desde su creación, es fundamental para potenciar un crecimiento comercial dinámico y estable en el mundo.

Por ejemplo, el Acuerdo OMC de Facilitación de Comercio (AFC), recientemente aprobado y en proceso de ratificación por los miembros, aborda a escala multilateral y sistémica un conjunto de problemas de competitividad que entraban los intercambios entre sus 160 miembros, e incidirá en cuestiones logísticas tan fundamentales como la simplificación de procedimientos aduaneros, armonización y adecuación de normativas, certeza jurídica y operacional, modernización de los servicios de comercio exterior. Esto es clave, porque, según la UNCTAD, actualmente, a nivel internacional, en una transacción aduanera media intervienen entre 20 y 30 partes diferentes, 40 documentos, 200 elementos de datos (30 de los cuales se repiten 30 veces como mínimo) y la necesidad de volver a escribir, por lo menos una vez más, entre el 60% y el 70% de todos los datos. Por otra parte, según el Informe del Banco Mundial “Connecting to Compete”, con los datos del “Logistics Performance Index 2014″ para 160 países, Alemania encabeza el índice, seguido por otros seis países europeos, más Estados Unidos, Singapur y Japón. Pero los latinoamericanos, hacia donde se dirige la mayor parte de nuestras exportaciones de manufacturas y productos pymes, recién ocupan desde el lugar 42 hasta el 121, lo que revela precisamente la existencia de trabas en la cadena logística. La mayor parte de los últimos lugares de la tabla corresponde a países de menor desarrollo de África y algunos del Asia, donde también podríamos mejorar nuestra inserción cuando este acuerdo se aplique.

Resolviendo estos nudos, el AFC tendrá sin duda un impacto en la demanda global. Según cálculos de la OCDE, puede significar una inyección de más de US$ 900 mil millones a la economía mundial y más de 20 millones de nuevos empleos, especialmente en los países en desarrollo.

Está claro que el comercio internacional desempeña un importante papel en el crecimiento económico, el empleo y el desarrollo. Por ello, en la OMC también nos abocaremos durante este año a una intensa agenda negociadora respecto de las decisiones ministeriales adoptadas en la Conferencia de Bali, y a preparar un programa de trabajo para las cuestiones restantes del Programa de Doha para el Desarrollo. También se concretarán programas de apoyo a los países menos adelantados, negociaciones sobre bienes ambientales, tecnologías de la información y servicios. La organización, además, continuará cautelando el cumplimiento de las normas internacionales, dirimiendo disputas sobre aplicación de los acuerdos y revisando las políticas comerciales de sus miembros, para impulsar y dar transparencia al comercio global.

 

DSC_0021 - copiaAlrededor de 20 altos funcionarios de los ministerios de Relaciones Exteriores, Educación, Interior, Economía y de la Subsecretaría de Turismo, entre otros, asisten esta semana a una nueva ronda de negociaciones  de los grupos técnicos de la Alianza del Pacífico, en Bogotá, Colombia. Además de Chile y Colombia, la Alianza del Pacífico la integran México y Perú.

La delegación chilena es encabezada por Pablo Urria, Director de Asuntos Económicos Bilaterales de la Dirección General de Relaciones Económicas Internacionales (Direcon).

“Debemos continuar avanzando para seguir obteniendo resultados concretos, más allá de los compromisos obtenidos en el  Protocolo Adicional al Acuerdo Marco, de liberalizar el comercio de bienes, de servicios e inversiones ”, explicó.

De tal forma, durante dos días se reunirán en Colombia los grupos de Cooperación, Asuntos Institucionales, Servicios y Capitales, Turismo, Educación, Pymes, Innovación, Movimiento de personas y Facilitación de Tránsito Migratorio, Relacionamiento Externo, Estrategia Comunicacional, Cooperación Regulatoria, y el Comité de Expertos del Consejo Empresarial de la Alianza del Pacifico.

Avances en proceso de integración

DSC_0036Desde su constitución, en junio de 2012, la Alianza ha tenido avances concretos en áreas complementarias. Ejemplo de esto es la eliminación de las visas de turistas que exigía México a Perú y Colombia, la implementación de un plan de becas para estudiantes y académicos, un acuerdo de cooperación en Turismo y otro en materia de cooperación entre autoridades sanitarias, el establecimiento de una embajada conjunta en Ghana, África, y una oficina comercial conjunta en Estambul, Turquía, entre otras acciones.

A ello se suma el estímulo del comercio e inversiones que realizan las agencias de promoción de exportaciones de los cuatro países, con la participación en ferias internacionales, ruedas de negocios y la organización de seminarios especializados en diversos mercados.

La Alianza del Pacífico actualmente cuenta con 32 países observadores: Alemania, Australia, Bélgica, Canadá, China, Corea del Sur, Costa Rica, Ecuador, El Salvador, España, Finlandia, Francia, Guatemala, Holanda, Honduras, Israel, India, Italia, Japón, Marruecos, Nueva Zelanda, Panamá, Paraguay, Portugal, Reino Unido, República Dominicana, Singapur, Suiza, Trinidad y Tobago, Turquía, Estados Unidos y Uruguay. De estos, Costa Rica y Panamá, están en proceso de adhesión plena.

La mandataria estuvo acompañada además por el ministro de Relaciones Exteriores, Heraldo Muñoz, y por el ministro de Agricultura, Carlos Furche.

 

200115-02-09-aPara observar la descarga de fruta chilena y saludar a nuestros compatriotas que trabajan en el lugar, la Presidenta de la República, Michelle Bachelet, llegó al puerto de Wilmington, en Delaware, junto al Gobernador de dicho Estado, Jack Markell, donde además destacó la importancia de la relación comercial que significa puestos de trabajo, ingresos y negocios para ambas naciones.

Esta es la primera vez que un mandatario chileno visita este lugar, que es de gran relevancia para nuestra economía, ya que el 70% de la fruta exportada desde nuestro país entra a Estados Unidos a través de Wilmington o de los otros dos muelles del Río Delaware: Filadelfia y Gloucester (New Jersey). La visita se desarrolla en el contexto de que a partir del 1 de enero de 2015 se dio inicio a las exportaciones agrícolas con arancel cero –libre de impuestos- de acuerdo a lo establecido en el Tratado de Libre Comercio firmado con Estados Unidos en 2004.

 

El viernes concluyó en Santiago una reunión intersesional del Comité de Bienes del Acuerdo de Asociación Económica Estratégica (AAEE) entre Chile y Japón, instancia convocada con el objetivo de materializar el compromiso asumido por ambos países en septiembre de 2014 de profundizar la cobertura de bienes del AAEE.

“Chile mantiene con Japón una relación muy rica y multisectorial. Considerando esto, es importante que sin perjuicio de los avances que se logren en el ámbito del TPP y la Alianza del Pacífico, debamos seguir privilegiando y ahondando nuestra relación bilateral. En ese contexto, la profundización del AAEE cobra mucha relevancia”, dijo Pablo Urria, Director de Asuntos Económicos Bilaterales de la Direcon.

Ver la noticia completa en el siguiente LINK.

El viernes concluyó en Santiago una reunión intersesional del Comité de Bienes del Acuerdo de Asociación Económica Estratégica (AAEE) entre Chile y Japón, instancia convocada con el objetivo de materializar el compromiso asumido por ambos países en septiembre de 2014 de profundizar la cobertura de bienes del AAEE.

“Chile mantiene con Japón una relación muy rica y multisectorial. Considerando esto, es importante que sin perjuicio de los avances que se logren en el ámbito del TPP y la Alianza del Pacífico, debamos seguir privilegiando y ahondando nuestra relación bilateral. En ese contexto, la profundización del AAEE cobra mucha relevancia”, dijo Pablo Urria, Director de Asuntos Económicos Bilaterales de la Direcon.

En el Acuerdo con Japón se consideraron en el momento de la negociación compromisos para revisar listas de productos adicionales incorporados bajo la denominada categoría “R”. Estos son cerca de 250, de sectores como el lácteo, de carnes, acuícola, agroalimentos, entre otros.

Durante dos días de negociación se alcanzaron importantes avances, en donde ambas delegaciones tuvieron la oportunidad de abordar los términos, características y plazos que tendrá la profundización del acuerdo.

“Tomando en cuenta el compromiso asumido, durante estos dos días pudimos revisar los productos que son de especial interés para Chile y los cuales esperamos puedan ser acomodados por Japón dentro de la cobertura del Acuerdo. Asimismo, con el objeto de ir avanzando con la mayor periodicidad posible hemos acordado realizar una nueva reunión posiblemente en abril de 2015”, explicó Pablo Urria.

Aprovechando el encuentro, ambas delegaciones tuvieron la oportunidad de avanzar también en algunos temas bilaterales como la transposición de las listas de acceso a mercado del AAEE y las respectivas reglas específicas de origen.

 La importancia del comercio e inversiones

 De enero a octubre del 2014 el intercambio comercial entre Chile y Japón alcanzó los US$ 8.200 millones. Mientras las exportaciones significaron los US$ 6.235 millones, las importaciones anotaron US$ 1.925 millones.

Entre los sectores exportadores nacionales que marcaron un repunte en el período, destaca el incremento en los envíos de frutas un 57%, comparada a igual período del año 2013. También los envíos de salmón anotaron un incremento interesante de 11%, comparado a los envíos del año 2013.

Actualmente (enero a septiembre 2014), Japón se posiciona como nuestro quinto social comercial (después de China, Estados Unidos, Unión Europea y Mercosur), puesto que sube al cuarto lugar al hablar de los principales destinos para las exportaciones nacionales.

Respecto de las inversiones, Japón se sitúa como el cuarto mayor inversionista en nuestro país con un total de US$ 9.702 millones acumulados entre 1974 al año 2013.

El acuerdo con Japón ha otorgado importantes preferencias arancelarias a las exportaciones chilenas, lo cual queda reflejado en que los envíos del país enfrentan un arancel efectivo de 0,39% en ese mercado. En tanto, el año 2013, las importaciones provenientes de Japón enfrentaron un arancel efectivo de 0,9% en Chile.

De acuerdo al cronograma de desgravación, hoy más del 80% del universo arancelario está libre de aranceles.

Una reunión con el ex candidato presidencial Marco Enríquez-Ominami y la Presidenta del Partido  Progresista (PRO), Patricia Morales, sostuvo hoy el Director de la Direcon, Andrés Rebolledo, en cuyo marco desarrollaron un intercambio de ideas sobre la política de comercio exterior de Chile, las negociaciones del país con Alianza del Pacífico, el Acuerdo Transpacífico (TPP) y la participación en los organismos multilaterales, entre varios temas.

 

tpp1Un extenso diálogo acerca del avance de las negociaciones del Acuerdo Trans-Pacífico de Asociación Económica, conocido como TPP por sus siglas en Inglés, sostuvo hoy el Director General de la Direcon, Andrés Rebolledo, con altos dirigentes empresariales, en el marco de un desayuno de trabajo organizado por la Sociedad de Fomento Fabril (Sofofa).tpp2

“Participar en este tipo de encuentros es muy importante para nosotros, pues desde que asumimos como gobierno el año pasado, tomamos la decisión de transparentar al máximo posible este proceso de negociaciones a través de un Cuarto Adjunto, un espacio de diálogo con la sociedad civil y diversos grupos de interés, a través del cual entregamos información actualizada del estado de situación de las conversaciones y recibimos y procesamos sus consultas y requerimientos”, dijo Andrés Rebolledo. Hasta ahora, el Cuarto Adjunto ha sostenido alrededor de 25 encuentros de este tipo, tras la finalización de cada reunión de negociación, con más de cien organizaciones de la sociedad civil.

Por su parte, el presidente de Sofofa, Hermann von Mühlenbrock, señaló: “El TPP se encuentra en su fase final de negociación y en consecuencia, es muy importante para el sector privado chileno tener más información de la ganancia en acceso que resulte para los bienes y servicios de origen chileno, como también conocer los nuevos estándares en las disciplinas que son parte de esta negociación, las que debieran facilitar los flujos comerciales. Nosotros esperamos que el TPP ayude a aumentar y diversificar el comercio con los países que integran este acuerdo y en esa línea, SOFOFA brindará todo el apoyo para que las empresas puedan aprovechar las nuevas oportunidades que se presenten”.

Entre los dirigentes  empresariales invitados estuvieron presentes, Ronald Bown, Presidente de ASOEX; Juan Miguel Ovalle, Presidente de ASPROCER; Felipe Sandoval, Presidente de Salmon Chile; Roberto Fantuzzi, Presidente de Asexma; Fernando Alvear, Gerente de la CPC; Elmer Torres, Gerente General de Asilfa; y Jean-Jacques Duhart, Presidente de la Cámara de la Innovación Farmacéutica de Chile.

Acuerdo Trans-Pacífico

El TPP es un amplio proceso de integración económica en la región del Asia-Pacífico, en cuyas tratativas participa Chile, junto a otros once países: Australia, Brunei Darussalam, Canadá, Estados Unidos, Malasia, México, Japón, Nueva Zelanda, Perú, Singapur y Vietnam.

A la fecha, se han realizado 22 rondas de negociaciones, más una alta cantidad de reuniones intersesionales y técnicas. Adicionalmente, se han llevado a cabo reuniones ministeriales y además los líderes de los países negociadores han aprovechado las Cumbres de APEC para evaluar y dirigir el proceso de negociación.

“Sin duda esta iniciativa puede llegar a constituirse como uno de los esquemas de integración económica más relevante para nuestro país. Creemos que para Chile es importante participar en el diseño de esas reglas porque si no somos parte ahora, tendremos de alguna manera que acomodarnos a esos estándares que allí se decidan. En ese entendido, como economía pequeña y abierta al mundo,  resulta muy beneficioso intervenir en la génesis misma del proceso normativo”, dijo por último el Director de la Direcon.

Con un mercado potencial de 790 millones de personas y un Producto Interno Bruto de US$ 27.477 millones, el bloque TPP representa cerca de un 40% del comercio global. Por ello, la negociación se plantea como una oportunidad para que Chile fortalezca sus lazos con los países miembros, tanto en materia comercial y arancelaria, como en el ámbito de las regulaciones al comercio.

Esta semana ha marcado un hito en las relaciones comerciales de Chile con República Dominicana, ante los avances obtenidos por parte de la Dirección General de Relaciones Económicas Internacionales (Direcon) con el país caribeño para avanzar en un acuerdo de libre comercio.

Un equipo de la Direcon, encabezado por su director, Andrés Rebolledo, viajó el lunes a República Dominicana para lograr establecer los primeros términos de referencia que sienten las bases para avanzar hacia un convenio comercial.

Fuente: Diario Financiero – https://www.df.cl/noticias/economia-y-politica/comercio-exterior/chile-y-republica-dominicana-lanzaran-en-abril-negociaciones-para-acuerdo-de-libre-comercio/2015-01-14/183842.html

Autoridades y empresarios de ambos países coincidieron en señalar que la complementariedad de las dos economías facilitaría el impulso y la diversificación del comercio bilateral.

Una delegación chilena encabezada por el director general de la Direcon, Andrés Rebolledo, viajó esta semana a Santo Domingo, República Dominicana, para reunirse con sus contrapartes de ese país, en el marco del interés de ambas naciones por avanzar en la materialización de un acuerdo comercial.

Tras concluir las jornadas de diálogo este miércoles, ambas economías firmaron los términos de referencia de la negociación  de los diferentes temas que abordaría el futuro acuerdo.

La decisión de iniciar las tratativas con República Dominicana, surge a partir del amplio interés del sector empresarial de ambos países por ampliar el flujo comercial.

“El sector privado chileno, especialmente los exportadores de alimentos y bebidas, han expresado un particular interés de que Chile alcance pronto un acuerdo comercial con este mercado, ya que permitiría competir de mejor manera con los  exportadores de EE.UU. y la Unión Europea, cuyos bienes actualmente gozan de mejores condiciones  arancelarias con República Dominicana, dado que tienen acuerdos comerciales vigentes”, explicó el director general de la Direcon, Andrés Rebolledo.

Además de los sectores de alimentos y manufacturas, un eventual acuerdo entre ambas economías permitiría estrechar los lazos comerciales en rubros como el minero y servicios de distinto tipo.

El viceministro de Asuntos Económicos y Negociaciones Comerciales de República Dominicana, César Dargam, senaló que “hoy hemos dado un paso en firme con un cronograma por delante que permitirá delinear un posible acuerdo comercial, en consulta con los sectores privados de ambos países y con las autoridades de gobierno. Nosotros confiamos en que esto se pueda concretar en un período muy corto de tiempo”.

Desayuno con empresarios 

Andrés Rebolledo también sostuvo un encuentro con una veintena de empresarios dominicanos quienes expresaron su apoyo a un futuro tratado comercial entre los dos países.

El ex embajador de República Dominicana en Chile, Amable Padilla, dijo que un acuerdo entre ambos países permitiría aumentar el comercio. “Por ejemplo, creemos que el intercambio en el sector servicios entre ambos países puede ser aumentado en diferentes niveles”, explicó Padilla.

Por su parte, Jose Sena, presidente de la Cámara Minera Petrolera, dijo que un acuerdo comercial con Chile generaría ventajas competitivas en el sector minero dominicano, ya que Chile no solo está utilizando tecnología de categoría mundial aplicada al medioambiente, sino que es un ejemplo de transparencia.“Vemos una gran oportunidad para traer servicios, tecnologías, y utilizar como benchmark de referencia los logros de Chile en el sector minero”, agregó Sena.

Historia bilateral

El interés de Chile por concretar un acuerdo con República Dominicana se remonta al año 2008, cuando ambas partes empezaron a trabajar en un estudio para medir los potenciales beneficios comerciales de tener un acuerdo. Entre las conclusiones, el documento reveló  que un tratado comercial incrementaría y mejoraría las condiciones para la comercialización de bienes, inversiones, ambiente de negocios y la cooperación.

“El Estudio dio cuenta de que un TLC entre Chile y República Dominicana tendría un impacto positivo. Según los cálculos efectuados significaría un aumento de las exportaciones chilenas de US$ 34,4 millones (incluyendo las ganancias por el comercio potencial)”, detalló el director general de la Direcon.

Además, se disminuirían los aranceles para las exportaciones (los envíos chilenos pagan actualmente un arancel promedio de un 10%, y los principales productos exportados pagan un arancel de un 20%). Asimismo, la inversión extranjera directa se vería beneficiada por la existencia de un mejor clima de negocios entre ambos países; y se impulsaría la asistencia técnica y programas de cooperación, lo que permitiría generar un interesante espacio laboral para profesionales y técnicos chilenos; entre otros beneficios.

Comercio Chile –  República Dominicana 

Durante el período enero-noviembre del año 2014, el intercambio comercial de Chile con República Dominicana totalizó US$ 74 millones, lo que representó una caída de cerca de un 1% con relación a igual período del año 2013. Por su parte, la balanza comercial registró un saldo favorable para Chile de US$ 48 millones, lo que significó un aumento del 25% con respecto al año 2013.

En el mismo período, las exportaciones chilenas a República Dominicana totalizaron US$ 61 millones. Entre los principales bienes exportados se incluyen: cereales en grano, mezclas de vinos tintos, nitrato de amonio, preparaciones de frutas obtenidas por cocción, y purés y jugos de tomate.

Por su parte, las importaciones totalizaron US$14 millones, lo que equivale a una disminución del 27% con relación a enero-noviembre del año 2013. Entre los bienes importados destacaron el ron, medicamentos para uso humano, desperdicios y desechos de papel para reciclar, cánulas y abonos minerales o químicos.

pantallazo

 

 

       Ver Boletín

El informativo de la Misión de Chile ante la OCDE

En el período enero-diciembre de 2014, las exportaciones FOB chilenas presentaron una leve disminución de 0,05% anual, totalizando US$ 76.648 millones. Esto muestra que las exportaciones totales chilenas lograron resistir el entorno económico mundial desfavorable al mantenerse prácticamente constante respecto de 2013. Por su parte, las importaciones FOB acumularon US$ 68.089 millones, dando como resultado un saldo de la balanza comercial superavitario de 2014 que cuadriplicó el del año anterior, al alcanzar un monto de US$ 8.560 millones. En tanto, las importaciones CIF totalizaron US$ 72.347 millones en el período, exhibiendo una reducción de 8,6% anual.

Asimismo, los envíos del mes de diciembre lograron un record en el año, al totalizar más de US$ 7 mil millones, con un 16% de crecimiento en relación al mismo mes del año anterior.

 

Nombre Publicación Minuta mensual comercio exterior a diciembre 2014
Fecha Publicación 07 de enero de 2015
Formato PDF
Peso 354 kb
Número de Páginas 2
Descargar Documento